La ASOCIACIÓN SALTO ÁNGEL, en conjunto con la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), busca mejorar la inclusión financiera de la población migrante asentada en La Guajira.

Para este propósito, se conformaron los Grupos de Ahorro Local (GAL). Esta es una metodología que promueve hábitos de ahorro e inclusión social de la población migrante mediante su inserción en el sistema financiero colombiano, que ha sido en los últimos años una de las principales barreras de los venezolanos radicados en el país.

La Encuesta de Calidad de Vida e Integración de los Migrantes Venezolanos en Colombia, realizada por el Observatorio del Proyecto Migración Venezuela, identificó que solo el 14 por ciento de la población migrante entrevistada tiene una cuenta de ahorros con bancos o cooperativas, y el 7,3 por ciento maneja sus finanzas personales por medio de aplicaciones financieras virtuales como Daviplata, Nequi y Ahorro a la mano de Bancolombia.

Asimismo, la razón principal por la que los migrantes no tienen acceso a cuentas de ahorro en Colombia es porque creen que no cumplen con los requisitos necesarios, con un 45,7 por ciento. A su vez, un 17,9 por ciento aseguró que solicitaron el producto pero les fue negado por falta de documentación.

Estos resultados demuestran que es oportuno implementar iniciativas que permitan dar paso a la inclusión financiera y la bancarización de la población migrante, así como también fomentar el hábito de tener un ahorro formal.

La metodología GAL tiene por objetivo formar a 180 personas por medio de capacitaciones de educación financiera, empoderando especialmente a mujeres, pequeños comerciantes y emprendedores migrantes y retornados que se encuentran de manera regular en Riohacha y Valledupar.

Tarjeta Movii promueve el ahorro

El 5 de abril comenzó la entrega de tarjetas débito de la plataforma Movii a los participantes. Este es un producto financiero virtual que es gratuito y les permitirá a los migrantes manejar su dinero de forma fácil y segura. Dichas tarjetas no son bonos de alimentación ni algún programa asistencialista, sino que son instrumentos financieros que facilitan el ahorro por parte de los migrantes que participan en la metodología GAL.

Una de las beneficiarias con la tarjeta Movii es Yackeline Villalobos, migrante venezolana y quien vive en Riohacha. Ella es emprendedora: es dueña de un negocio de alimentos y organización de eventos. Forma parte de uno de los GAL de la Asociación Salto Ángel. En sus palabras, describe la experiencia así:

“Gracias al Grupo de Ahorro Local pude comprender mejor todo lo referente al sistema financiero colombiano. Aprendí a manejar correctamente las finanzas de mi negocio y adquirí herramientas para poder ahorrar de forma efectiva. Ahora estoy muy agradecida por haber recibido una tarjeta Movii, con la cual puedo hacer compras y también sirve como tarjeta de crédito”.

Otra de las beneficiarias es Milexi Piña, migrante venezolana residente de Riohacha, señala:

“He aprendido sobre el sistema de ahorro financiero, a administrar nuestro dinero y a impulsar nuestros emprendimientos a través del GAL. Ahora he recibido una tarjeta de débito Movii, con la cual puedo realizar nuestros movimientos de cuentas y podemos hacer compras en cualquier tienda. Gracias a esta tarjeta podremos manejar mejor nuestros recursos”.

Kety Torres, de Valledupar, por su parte dice:

“El GAL significa para mí una gran bendición, porque antes gastaba más de lo que ganaba, pero este programa me educó sobre cómo ahorrar y manejar correctamente mis finanzas familiares. La importancia de esta metodología es que me educó a administrar las cuentas de mi casa, mi negocio y hasta de mi vida”.

Así como ellas, hay muchos testimonios más que demuestran que la Metodología GAL que aplica la ASOCIACIÓN SALTO ÁNGEL impulsa el desarrollo económico de la población migrante, gracias a la capacitación financiera y utilización de la herramienta Movii.

Abraham Puche / Comunicaciones Asangel